¿Nos gobiernan enfermos mentales?

.

El político y psiquiatra David Owen, que fue ministro de Sanidad y de Exteriores británico, afirma que sí, que muchos de los que hoy nos gobiernan son peligrosos enfermos mentales. La enfermedad explicaría muchos de lo que al pueblo le resulta inexplicable, incluyendo las mentiras, los fracasos y las medidas contra el ciudadano, la Justicia y la razón que se están adoptando frente a la crisis.

Características generales del psicópata

Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimiento, por eso interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto, las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. No necesariamente tienen que causar algún mal.

La falta de remordimientos radica en la cosificación que hace el psicópata del otro, es decir que el quitarle al otro los atributos de persona para valorarlo como cosa es uno de los pilares de la estructura psicopática.

Los psicópatas tienden a crear códigos propios de comportamiento, por lo cual sólo sienten culpa al infringir sus propios reglamentos y no los códigos comunes. Sin embargo, estas personas sí tienen nociones sobre la mayoría de los usos sociales, por lo que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para la mayoría de las personas.

Además, los psicópatas tienen como característica el tener necesidades especiales y formas atípicas de satisfacerlas, que en general implican cierta ritualización. El acto psicopático hacia el otro se configura mediante la necesidad del psicópata y su código propio, que desde su punto de vista lo exime del displacer interno.

El problema de las necesidades de los psicópatas es que al no ser compartidas por el grupo, no pueden ser comprendidas ni generar empatía, por situarse fuera de las leyes de la costumbre y del bien común, aunque estas necesidades son sentidas con fuerza e impelen a la acción para el psicópata.

Además los psicópatas tienen un marcado egocentrismo, una característica que pueden tener personas sanas pero que es intrínseca a este desorden. Esto implica que el psicópata trabaja siempre para sí mismo por lo que cuando da, es que está manipulando o esperando recuperar esa inversión en el futuro.

Otra nota común es la sobrevaloración de su persona, lo que los lleva a una cierta megalomanía y a una hipervaloración de su capacidad de conseguir ciertas cosas y la empatía utilitaria, que consiste en una habilidad para captar la necesidad del otro y utilizar esta información para su propio beneficio, lo que constituye una mirada en el interior del otro para saber sus debilidades y obrar sobre ellas para manipular.

Ciertos autores de la corriente psicoanalítica suponen que la razón por la cual una persona psicópata es una persona perversa es porque se trata de sujetos cuya personalidad depende en gran medida de mantener el principio de realidad, pero careciendo de superyo. Esto hace que la persona psicópata pueda cometer acciones criminales u otros actos cuestionables con total falta de escrúpulos, sin sentir culpa.

Un psicópata puede ser una persona simpática y de expresiones sensatas que, sin embargo, no duda en cometer un delito cuando le conviene y, como se ha explicado, lo hace sin sentir remordimientos por ello. La mayor parte de los psicópatas no cometen delitos, pero no dudan en mentir, manipular, engañar y hacer daño para conseguir sus objetivos, sin sentir por ello remordimiento alguno.

A efectos penales, hace mucho que se planteó el dilema sobre si una personalidad divergente de este tipo es imputable, especialmente cuando se trata de una estructura psicótica. Debido a que el concepto de enfermedad mental quedó en desuso (ya sea personas sádicas, violadoras, estafadores, o cualquier otra actividad reprobable que desarrolle el psicópata), se tiende a sostener que le corresponde punición, dado que la persona mantiene conciencia de sus actos y puede evitar cometerlos. También influye el derecho colectivo de la sociedad a protegerse de sus acciones.

En España también se considera imputable a todos los efectos, sin que la psicopatía oficie de atenuante de delito ante el tribunal. Esto quiere decir que tienen responsabilidad y plena culpa.

Es importante saber que la psicopatía es incorregible, aunque se pueden utilizar fármacos antipsicóticos para reducir su impulsividad y rehabilitación conductual con una alta disciplina, pero las terapias de rehabilitación habituales no sólo son ineficaces, sino peligrosas. Dada su incapacidad para empatizar, y que la empatización hacia sus víctimas es el pilar principal de todo proceso de rehabilitación social por el que pasan los delincuentes, la rehabilitación de los psicópatas se está basando en el egoísmo del propio sujeto, fomentando una conducta que le reporte beneficios y evite penas.

Por citar algunos ejemplos:

  • El director general de Trabajo de la Junta de Andalucia se gastaba 900.000 euros, provenientes del dinero para luchar contra el desempleo en cocaina y en copas.
  • La saqueada CCM concedió un crédito de 50 millones a un narcotraficante para que sus envios recalaran en el aeropuerto de Ciudad Real.
  • El hijo del Presidente de la Junta de Andalucia, acusado por la Policia de formar parte de una red de blanqueo de dinero y cohecho a cambio de contratos en la Junta de Papá.
  • La familia Botín ocultaba en Suiza unos 2.000 millones de euros evadidos al fisco español.
  • El ex-ministro Pepiño recibió en mano cerca de 3 millones de euros en un maletin de la trama de su primo a cambio de contratos.

Abrimos un periódico y no tenemos más remedio que admitir que estamos siendo gobernados por delincuentes o por locos.

El trastorno psicopático produce una conducta anormalmente agresiva y gravemente irresponsable, que según el doctor Hervey Cleckley determinan una serie de características clínicas, descritas en su libro The Mask of Sanity: An Attempt to Clarify Some Issues About the So-Called Psychopathic Personality, que incluyen:

  • Encanto superficial e inteligencia.
  • Ausencia de delirios u otros signos de pensamiento no racional.
  • Ausencia de nerviosismo o manifestaciones psiconeuróticas.
  • Escasa fiabilidad.
  • Falsedad o falta de sinceridad.
  • Falta de remordimiento y vergüenza.
  • Juicio deficiente y dificultad para aprender de la experiencia.
  • Egocentrismo patológico e incapacidad para amar.
  • Insensibilidad en las relaciones interpersonales generales.
  • Conducta extravagante y desagradable bajo los efectos del alcohol y, a veces, sin él.

Para el doctor Robert Hare, investigador sobre psicología criminal, los criterios que definen a la personalidad psicopática pueden evaluarse mediante una lista de 20 características denominadas Psychopathy Checklist (PCL). Estas descripciones tuvieron como base el trabajo de Cleckley para definir la psicopatía a través de una serie de síntomas interpersonales, afectivos y conductuales. Los síntomas que exhiben los psicópatas son, según Hare:

  • Gran capacidad verbal y un encanto superficial.
  • Autoestima exagerada.
  • Constante necesidad de obtener estímulos y tendencia al aburrimiento.
  • Tendencia a mentir de forma patológica.
  • Comportamiento malicioso y manipulador.
  • Falta de culpa o de cualquier tipo de remordimiento.
  • Afectividad frívola, con una respuesta emocional superficial.
  • Falta de empatía, crueldad e insensibilidad.
  • Estilo de vida parasitario.
  • Incapacidad patológica para aceptar responsabilidad sobre sus propios actos.
  • Revocación de la libertad condicional.
  • Versatilidad para la acción criminal.

Cuando Zapatero se hundía sin remedio en las encuestas, rechazado visceralmente por los españoles, le preguntaron, en una entrevista, si se sentía mal ejerciendo el poder y con millones de ciudadanos rechazándole, pero, ante la sorpresa del entrevistador, afirmó que se sentía perfectamente y que dormía a pierna suelta. Lo mismo responderían hoy Rajoy, Montoro, Luis de Guindos, Artur Mas, Dolores de Cospedal, Griñán y muchos otros políticos españoles, a pesar de que deberían sentirse muy mal ante los estragos de la crisis, los millones de desempleados y pobres que llenan las calles de España y el inmenso sufrimiento que las medidas que ellos adoptan causan a millones de españoles.

Algunos idiotas creen que ser un buen político significa poder adoptar medidas dolorosas sin que les tiemble el pulso, sin que esas decisiones les afecten, por muy duras que sean. En realidad debería ocurrir lo contrario: el mejor político es el que siente dolor con sus administrados y el que duda, medita y sufre antes de adoptar decisiones graves que conllevan sufrimiento humano. Los insensibles son enfermos o canallas que han llegado al poder, mientras que los que sufren son seres humanos decentes que merecen la confianza de sus administrados.

¿Por qué ese comportamiento extraño e insensible de los políticos ante el sufrimiento que ellos mismos provocan o que no saben mitigar? La respuesta es que muchos de los políticos que hoy gobiernan son auténticos enfermos mentales, necesitados urgentemente de tratamiento psiquiátrico intenso. Lo que Zapatero definía en su entrevista como signos de salud, son, precisamente, los síntomas más claros del “Síndrome de la Arrogancia”, la enfermedad mental que David Owen define y que reclama sea incluida, con un número propio, en el Código Internacional de Enfermedades (CIE).

Tras desempeñar cargos como el de ministro de Sanidad (1974-1976) y el de Asuntos Exteriores (1977-1979) en el Reino Unido, Owen, médico de profesión, se ha concentrado en los últimos siete años en la medicina y en la investigación del cerebro humano. Durante este tiempo, el inglés ha desarrollado una tesis sobre este “síndrome de ‘hybris'”, para él un desorden de personalidad cuyos síntomas serían el aislamiento, el déficit de atención y la incapacidad para escuchar a cercanos o a expertos. David Owen (In Sickmess and in Power, 2008) explica que el dominio del poder ocasiona cambios en el estado mental y conduce a una conducta arrogante, por lo que las enfermedades mentales necesitan una redefinición que incluya el Síndrome de la Arrogancia en el elenco mundial de enfermedades mentales.

A algunos políticos, el poder les hace perder la cabeza, los convierte en arrogantes y soberbios y les aleja de la realidad, situándolos en una peligrosa alienación que les hace perder la noción de la realidad. Pero a otros los convierte en verdaderos y peligrosos enfermos mentales, incapacitados, según Owen, para tomar decisiones y gobernar. Cuando acceden al poder se creen dioses o sus enviados en la Tierra, propician el culto a la personalidad y muchas veces se tornan crueles. Algunos creen que esa enfermedad se da únicamente en las tiranías, pero lo cierto es que también se desarrolla en las democracias, afectando a personas que han sido elegidas en las urnas. El síndrome, en los dirigentes que gobiernan las democracias, al no poder comportarse como dictadores crueles, tiene otros rasgos y manifestaciones: se sienten eufóricos, no tienen escrúpulos, no son conscientes de sus errores y fracasos y son capaces de dormir a pierna suelta (como Zapatero) sin que ni siquiera les afecte el rechazo masivo de los ciudadanos o su inmensa y aterradora cosecha de fracasos, dramas y carencias que, para cualquier persona con salud mental, resultarían insoportables. Su alienación es de tal envergadura que cometen un error tras otro, porque la capacidad de análisis no les funciona y sus decisiones y medidas son producto del desequilibrio, la soberbia y la confusión extrema.

Adolfo Suárez, Felipe González, José María Aznar y Zapatero han sido víctimas de lo que en España llamamos el “Síndrome de la Moncloa”, un mal que aliena, atonta y aleja de la realidad a los mandatarios. Es probable que ese síndrome sea el mismo “Síndrome de la Arrogancia”, descrito por Owen.

Es evidente que un tipo que duerme a pierna suelta, a pesar del sufrimiento y del rechazo masivo de sus conciudadanos, sin que su conciencia se conmueva ante los millones de desempleados, pobres y gente infeliz que ha generado su gobierno, ha debido perder la razón y estar gravemente enfermo.

Owen dice que los enfermos que padecen el “Síndrome de la Arrogancia” no están capacitados para gobernar y ponen en grave riesgo a los países que controlan.

¿Lo padece también Rajoy? ¿Hay alguna otra forma de explicar que un político prefiera subir los impuestos hasta asfixiar a sus ciudadanos, antes que suprimir lacras injustas y contrarias a la democracia como la subvención pública a los sindicatos y partidos políticos? ¿Por que Rajoyse esconde y no da la cara ante los españoles, a los que ha vaciado la cartera? Es probable que sólo un enfermo grave sea capaz de negarse a recortar gastos gubernamentales y prefiera meterles la mano en el bolsillo a los ya esquilmados ciudadanos. Es probable que sólo un enfermo sea capaz de adoptar esas decisiones, claramente contrarias al bien común, sin sentir dolor y angustia como ser humano.

Zapatero ya está en la tumba política, curándose, tal vez, de su enfermedad, retirado de la primera línea política, pero hay otros muchos políticos españoles en activo a los que se les ve la enfermedad nada más mirarles a los ojos u observando con atención su comportamiento. Carme Chacón deja a un lado su catalanismo radical y se presenta ante el PSOE como hija de un andaluz. A su flanco, sin que le moleste, se encuentra un despilfarrador empedernido como el manchego Barreda. Rubalcaba se presenta como ajeno al “zapaterismo”,cuando ha sido su principal cómplice ¿Están locos o carecen de principios? Quizás las dos cosas, a juzgar por el aquelarre de insensateces y majaderías que ofrecen al ciudadano.

El caso más claro y evidente es el del presidente catalán Artur Mas, tan nacionalista, arrogante e insensible al sufrimiento ajeno que prefiere que algunos pacientes catalanes puedan morir por falta de atención médica, como consecuencias de los duros recortes en sanidad que ha ordenado, antes de cerrar sus innecesarias “embajadas” catalanas en el exterior.

A Artur Mas parece que no le importa lo que opinen sus administrados. Preso, probablemente, del “Síndrome de la arrogancia” se cree facultado para decidir sobre todo y optar por la política que él crea conveniente, incluso en contra de la voluntad de los ciudadanos. Es evidente que un dirigente que prefiere cerrar quirófanos a cerrar embajadas inútiles posee una inmensa y escandalosa carencia de democracia, pero es más evidente todavía que también podría padecer la enfermedad que el británico Owen ha descrito y tipificado con gran acierto. Los gobernantes valencianos parecen presos también, de la “locura de los políticos”: no han podido pagar en diciembre la Seguridad Social de sus trabajadores y han necesitado la mediación del Gobierno por el vencimiento de una deuda de 123 millones, pero se niegan a recortar en el ruinoso Canal 9 de televisión regional. De manicomio, por lo menos.

Si esos políticos enfermos estuvieran en su sano juicio, dimitirían inmediatamente, ante la evidente incapacidad psicológica para gobernar a un pueblo de hombres y mujeres libres. Deberían comprender (pero la enfermedad les impide asumirlo) que, sin el apoyo de los ciudadanos, que son los “soberanos” en democracia, un gobernante rechazado equivale a un tirano.

Anuncios

22 thoughts on “¿Nos gobiernan enfermos mentales?

  1. Desafortunadamente a muchos políticos y gobernantes se les podría diagnosticar con personalidad psicopática en cualquier país y en México abundan. Basta con ver el alto porcentaje de personas en pobreza extrema, en un país con gran riqueza natural, mal administrada por gobernantes sin conciencia social, corruptos, adinerados y por tanto poderosos,que impiden sin piedad el desarrollo sano del pueblo, pero que manipulan la información para protegerse y continuar por muchas décadas como hasta ahora.

    Me gusta

  2. en vuestro articulo cuando hay que poner ejemplos solo aparecen nombres relacionados con el psoe,o eso me parece a mi,¿que pasa,acaso quienes nos gobiernan en estos momentos no tienen ningún parecido con los psicópatas?porque a mi me parecen todos muy parecidos .A esto llamais vosotros acto de libertad?

    Me gusta

    1. De acuerdo contigo, apenas critican a miembros del PP, a Aznar, y cuando lo hacen a Rajoy lo hacen por temas por los que solo los liberales le critican, los altos impuestos y la subvenciones a los sindicatos, no por los recortes….ahi pierde crediibildad e imparcialidad el autor del articulo, una pena, porque por lo demas es buenisimo

      Me gusta

  3. Es evidente que nunca estuvieron tan cerca como ahora las posturas políticas opuestas. Antes: el Capital vs el Trabajo. Hoy: el Capital vs el Hombre. Para ello, se ha utilizado el engaño de las democracias tras elevarlas a la categoría de religión internacional indiscutible. El Capital, a través de sus títeres de derechas o de izquierdas, se ha impuesto en el Mundo. Y esos títeres, son siempre unos despersonalizados, unos enfermos, unos degenerados… Todos.!

    Me gusta

  4. La organizacion de la sociedad mediante el aparato coercitivo estatal es la estructura que propicia este fenomeno. Sin embargo, muy pocos se plantean deshacerse de la misma. El hecho de que el peor alcornoque con el cartel mas grande de “soy un inepto” clavado en el pecho o escrito en la frente, sea quien resulte elegido para gobernar un pais invariablemente a lo largo de la historia, eleccion tras eleccion, debemos entender que demuestra que el gobierno es una institucion inutil y por sobretodo peligrosa, al ser una fuente de atraccion irresistible para este tipo de personas. De nada vale que una y otra vez pidamos “politicos mas honestos”. LLevamos decadas haciendo eso, limitandonos a cambiar un bastardo narcicista, egolatra, arrogante y sin escrupulos, por otro bastardo narcicista, egolatra, arrogante y sin escrupulos. La nueva estrella ahora en España, si no me equivoco, es UPyD. Sigan asi chicos y suerte con eso que la van a necesitar. Al final no han entendido nada de nada.

    Es sumamente raro ver a una persona honesta interesada en meterse a hacer politica. El planteamiento de que el poder corrompe siempre me ha parecido por lo mismo que no es del todo preciso. El poder mas bien “atrae”. Quien llega a ocupar una coyuntura de poder no es que se degrade al obtener autoridad, sino que ya llega degradado. Sus inclinaciones podran acentuarse, pero ya estaban presentes antes de acceder al poder, y de hecho fue lo que les marco dicho acceso como objetivo. Por demas, aun en el caso bastante poco comun de que sea una persona realmente honesta quien se haga cargo del gobierno, justamente el que sea algo poco comun nos deja indefensos, y con una falta de garantias total, respecto a que el proximo en ser elegido no sea algun otro sicopata.

    Los sicopatas no tienen cura. El articulo lo deja bien claro. Nadie lograra curar a quienes nos gobiernan. Y como tampoco podemos adoptar como “solucion” el exterminarlos, porque no somos como ellos y nos horroriza semejante escenario, pues lo unico que nos queda es eliminar aquello que los atrae. Las molestas polillas que revoletean alrededor de la bombilla dejan al momento de ser molestas cuando la apagas.

    La verdadera democracia esta en el mercado, donde el poder solo se alcanza proporcionando algo que realmente quieran los demas y donde solo es posible mantenerlo de esa forma. Desde las esferas politicas solo llegan medidas que benefician a unos a costa de otros, como en un juego de ajedrez, sacrifico a este peon para promover a aquel, desfavorezco a este grupo para favorecer a aquel lobby. Y llegan ademas de forma impositiva. Quienes escogen actuar de forma honesta a traves del mercado, esta claro que no son los mismos que quienes escogen actuar de forma represiva a traves del estado.

    Me gusta

  5. Hola, creo que es verdad que hay en el poder habrá más de un psicópata, pero por desgracia no hay manera de curarlo, como mucho se puede reconducir haciendole ver al psicópata que puede obtener un beneficio mayor si se integra en la sociedad. Dentro de estos psicópatas socializados habitualmente se incluyen personas que sí han hecho cosas importantes por los demás como Oskar Schindler. De todos modos en la wikipedia donde aparece mucha de la información que aparece en esta entrada no lo considera una enfermedad si no como un rasgo de personalidad, por eso dicen que “no tienen cura” . El problema es que esto nos ocasiona muchos problemas al resto y a ellos muy pocos sobretodo si están en el poder.
    Respecto a los políticos no creo que una mayoría sean psicópatas, para hacer atrocidades no hace falta serlo. Todos tenemos mecanismos de defensa para justificar acciones socialmente reprobables y sabemos “taparnos los ojos”… en las dictaduras no tiene porqué haber más psicópatas que en nuestra sociedad pero la gente se escuda en un “cumplía órdenes”, y en el miedo a las terribles consecuencias de “no pasar por el aro”. El problema es que esta forma psicópata de ver la vida aún sin ser psicópatas nos está influyendo a todos, sabemos desde hace años que determinadas marcas o multinacionales explotan a gente en otros países del mundo y seguimos comprando sus productos… ¿Eso significa que somos psicópatas? No, lo que ocurre es que encontramos justificación a nuestras acciones (si no lo compro yo lo hará otro, total todas las multinacionales lo hacen…). Todos asumimos como algo natural que las empresan sólo les importa el dinero, o sea su propio interés.. ¿No quiere decir esto que estamos asumiendo esta psicopatía social como algo normal?….Resumiendo que aunque creo que es cierto que hay una parte de los poderosos que podrían ser psicópatas, creo que también hay una forma psicopática de actuar y de pensar, de la que a veces somos cómplices y que es la que da alas a estos tipos. Miraros este documental sobre las corporaciones llamado “Corporaciones: Instituciones o psicópatas” y veréis de lo que hablo:

    http://video.google.es/videoplay?docid=-6361307130118265925

    Saludos,

    Me gusta

  6. toda organización jerárquica es una construcción sicopatica. El estado y la empresa privada son los máximos exponentes de la misma.

    Hay un documental en ingles llamado fishead (cabeza de pez) que habla de todo esto, habria que subtitularlo o traducirlo al castellano.

    Me gusta

  7. Me parece muy bien todo esto pero de donde sacais que nueve de cada diez personas quiere quieren ser informados?? Creo que eso es mentira, la gente vive muy feliz sin saber nada, no quieren salir de la burbuja y se ponen agresivos si atacas esa burbuja. Alguna forma de explotar esas burbujas?

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario, pone de relieve para nosotros tu preocupacion personal, sobre como llegar a mas personas. Enhorabuena, esa actitud es todo un ejemplo…
      En cuanto al mecanismo para conseguir la atencion de los llamados ciudadanos automatas, estamos igual de preocupados como tu, nosotros tambien tratamos de combatir con esa barrera.
      Te mantendremos al tanto.

      Me gusta

      1. deacuerdo la gente se pone agrasiva si le quieren cambiar su ego, la mente es agresiva y no camboia, la burbuja es su medio de supervivvencia, hay que romper la burbuja y matar la mente y dar salida al corazon,como?meditando en el himalaya o amando con sinceridad.que dificil suena avecesperoes facil en otras

        Me gusta

  8. Hola! Es evidente que si estamos gobernados en la mayoría de veces por psicópatas… Pero la pregunta es, ¿Puede utilizarse el argumento de esta noticia para poner tras las rejas a un gobernante?

    Me gusta

    1. esos sicopatas entonces son peligrosos,un acto cuerdo seria entonces matarlos?seria un acto cuerdo matar a estos personajes tan peligrosos para la sociedad,ya que tienen poder y pueden manipular agrupandose entre ellos a todos los demas ,manejan la opinioon publica y los pocos cuerdos no nos queda mas que eliminarlos,que vaina y seguro hay muchos de ellos esperando reemplazarlos,,yo conosco a uno de ellos de cerca,es casado con una mujer que no lo conoce y se cree sus mentiras, el es un asesino, es mentiroso y no acepta un reclamo a su maldad,el es siquiatra y eso ya es malo pues los siquiatras no son cientificos son locos mata neuronas con ningun tratamiento efectivo para desordenes mentales que al fin son solo emocionales.-yo conosco un sicopata siquiatra gerente de una clinica famosa y con un ego tan grande como dulce su hablar, eso le funciona muy bien y se la dade bueno, claqro en tierra de ciegos sin amor el tuerto es rey con las formas y con dinero –no se si los que escriben estos informes saben que todos llevamos un sicopata en potencia a dentro y aveces no reconocemos qiuienes son y quienes no lo son,pues sicopatas gobiernan sicopatas , los demas muy pocos somos libres viviendo en un manicomio

      Me gusta

    2. Para poner tras las rejas a un gobernante, no hacen falta diganósticos, sino resultados.
      En realidad considero que es una elección, y que la psiquiatría es algo ingenua al considerar que no son capaces de tener empatía real. Desde el momento en que saben fingirla (empatía utilitaria). Es una actitud, no enfermedad, aunque chirría en un contexto donde la destrucción gratuíta abunda. No es enfermedad en sí, aunque sí una forma enferma de funcionar, y muy destructiva. No a sus ojos, puesto que les reafirma en la sensación que su valoración y placer personales lo justifica todo. Y tampoco estoy de acuerdo que tengan alta autoestima, los cobardes que se sienten una mierda tienen tendencia a actuar así.

      Lo grave del asunto, es que obedece a una a-moralidad perfectamente corregible con educación adecuada ética y de relación. Y que hay grados, igual que de neurosis, o hacia esquizoide (todos tendemos a uno de ellos). Y no, no se cura con pastillas, por supuesto, la droga no educa. Al contrario, socava los recursos mentales para estructurar una base firme de personalidad.

      Como bien dice el artículo, “””interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto, las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. No necesariamente tienen que causar algún mal.””” Es decir: es una forma de vida, en la que mucha gente está educada. Cuidado. Porque luego, los que están al extremo del espectro, los fascistas aférrimos, acaban llegando al poder pase lo que pase. Cae por su propio peso. Si no se reduce la dinámica de la “Psicopatía no dañina” -si es que existe por definición, puesto que creo que siempre daña mirar al otro así aunque no se cometa un delito judicial- de la población mediante educación emocional, siempre habrá una tendencia a que gobiernen psicópatas, siempre la hubo, y siempre la habrá.

      Tampoco os engañéis, hay psicópatas de izquierdas, sí. Que uno se afilie a un partido, no es una cuestión de mentalidad, sino de adecuación al entorno personal, y también tendrán tendencia a ascender, porque no les supone dudas, ni temen decir cuanto todos quieran oír. La prueba es que existe una cúpula de izquierdas, y no portavoces del trabajo de la base. En el momento que la jerarquización quita poder a la base, es estructura fascista, psicópata, cosificación del “inferior” en grados determinables.

      Y no, no es enfermedad, sino síntoma. Como el delirio. Como la fiebre. La psicopatía nace de una personalidad poco elaborada que tiene otros problemas, estoy segura.

      La pregunta personal habría de ser: ¿en qué soy yo de actitud psicopática y/o cuándo la refuerzo en mi entorno?

      Me gusta

Comentarios:

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s