DOSSIER | El hambre se cierne sobre el mundo

.

La era de los alimentos baratos se acabó: la población mundial aumentará en 2.000 millones de personas, lo que condenará al planeta a la muerte por inanición, informa la compañía agrícola de EE.UU. Cargill.

.

.

No habrá comida para todos

La organización de la agricultura y alimentación declaró que a fin de nutrir a una población mundial que alcanzará los 9.000 millones de personas para 2050, la producción mundial de alimentos debe crecer en un 70% algo que no se considera posible. En este contexto el año pasado ya ha marcado un salto récord de precios de los alimentos.

“Es probable que la era de la continua disminución en términos reales de los precios de los comestibles, que se marcó en los 50 y los 70 y principios de los 80, haya llegado a su fin”, dijo Paul Conway, vicepresidente de Cargill, en una conferencia dedicada al mercado del azúcar en Dubái.

Disturbios por alimentos

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 925 millones de personas en 2010 tuvieron que enfrentarse al problema del hambre. El fenómeno vino causado por una serie de acontecimientos. En 2008 países como India, Egipto, Vietnam e Indonesia impusieron una prohibición sobre las exportaciones de arroz, y Rusia, después de la sequía de 2010, prohibió la exportación de grano, lo que provocó un alza en los precios de estos productos en todo el mundo. Ucrania también ha restringido sus exportaciones.

De cualquier manera los productos agrícolas siguen la tendencia alcista y no se vislumbra una rápida solución a este problema en el contexto de una abundancia de dinero barato.

Los precios mundiales de los alimentos se dispararon un 33%

Según un informe del Banco Mundial, en julio de 2011 los precios de los alimentos fueron un 33% más altos comparados con el año pasado, y se sitúan cerca del récord histórico de 2008. Tal crecimiento amenaza a los más pobres, dado que la cantidad mundial de alimentos está en un nivel alarmantemente bajo, dice el organismo.

El documento dice que los precios internos de los productos básicos oscilan impredeciblemente en mercados diferentes. Así, en algunos el maíz se encareció en un 100% mientras que en otros mercados los precios del cultivo se redujeron en un 19%.

Los analistas del Banco han calculado que durante el año anterior el precio medio del maíz creció un 84%, otros alimentos básicos como el azúcar y el trigo subieron un 62% y un 55%, respectivamente. Los precios del aceite de soja aumentaron un 47% y del petróleo crudo un 45%. El precio promedio del crudo podría mantenerse volátil a corto plazo, ya que permanece la incertidumbre sobre el desarrollo de la economía mundial sumada con la situación inestable en Oriente Medio y África, señala la organización.

El informe también muestra que los países del Cuerno de África se encuentran en la situación más alarmante con más de 12 millones de personas que carecen de ayuda alimentaria de emergencia. Allí los precios de los alimentos, como los cereales y el maíz, ya sobrepasan el nivel máximo de 2008. El Banco advierte de que “los gobiernos tienen que equilibrar todos los factores sociales y políticos para desarrollar una política que permita proteger a las clases sociales más desprotegidas a largo plazo”.

En los próximos 20 años el precio de los productos básicos se duplicará

En el 2030 los precios de los productos alimenticios básicos en todo el mundo, incluyendo granos, se duplicarán debido al crecimiento demográfico, la desaceleración en la producción agrícola, así como por el calentamiento global, según los pronósticos de la organización internacional de promoción del desarrollo y lucha contra la hambruna (Oxfam).

De acuerdo con los autores de este informe, en los próximos 20 años la tasa de crecimiento en los precios de los alimentos será del 120%, siendo el deterioro de las condiciones climáticas para la agricultura el principal factor.

No obstante, para el 2050 la demanda mundial de alimentos se incrementará en un 70%, mientras que  el ritmo de crecimiento de la producción de alimentos disminuye, encontrándose actualmente por debajo del 1% anual, según los expertos.

“El sistema alimentario mundial se encuentra prácticamente en estado de quiebra”, dijo al presentar el informe, Barbara Stocking, directora de Oxfam. “Todos los datos muestran que el número de personas hambrientas en el mundo es cada vez mayor”, agregó Stocking.

Asimismo, indicó que por el aumento en el precio de los alimentos en el mercado mundial, serán las personas pobres del mundo las más afectadas, quienes gastan hasta un 80% de sus ingresos en alimentos.

En otro pronóstico, elaborado esta vez por la ONU, el precio de los alimentos este año alcanzará un máximo histórico. Indica que el crecimiento en el coste de los alimentos se ha convertido en uno de los principales motivos de las revoluciones que se viven actualmente en el mundo árabe.

Por su parte, Oxfam sugiere a los líderes del G-20, tomar una serie de medidas para reformar el sistema alimentario mundial. Uno de ellos sería la reducción de los subsidios a la agricultura industrial de los países desarrollados e incrementar el apoyo a los pequeños agricultores de los países en vías de desarrollo.

El hambre se cierne sobre el mundo

Durante dos meses consecutivos los precios de alimentos fluctúan entre los máximos absolutos desde 1990. Los expertos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advierten que las situación podría conducir a una hambruna masiva que traerá consigo importantes cambios demográficos y socio-políticos.

Los productos alimenticios que marcaron el récord de precios

El trigo registró un récord de crecimiento. Antes de la crisis del 2008 en el mercado mundial la norma del precio fue de 150 euros por tonelada. Sin embargo, ahora los comerciantes ya hablan de 300 euros.

En un segundo lugar se ubican los precios del azúcarque alcanzaron casi  35 centavos por la libra en la Bolsa de Mercancías de Nueva York, nivel no registrado desde hace 30 años.

Razones del salto de precios

Una de las principales razones del tal salto es la alza de precios del biocombustible que actualmente se utiliza por muchos países, indican los analistas de VTB Capital.

“En este caso, existe una relación directa: suben los precios del biodiesel.  Su mayor parte se obtiene  de la caña de azúcar o del trigo.  Pero cuando  aumentan los precios de la gasolina, los precios del biocombustible también se incrementan, y ello se suma al crecimiento de los precios de los cultivos agrícolas en general”, indica el analista de VTB Capital,  Andréi Kriuchenkov citado por La Voz de Rusia.

Anomalías climáticas contribuyen en el proceso

Además de los factores de consumo, anomalías climáticas aportan su óbolo en la crisis alimenticia, agrega el experto.

“En el hemisferio sur se observaba el así llamado efecto del Niño que condujo a las inundaciones en Australia y condiciones desfavorables para las cosechas en América del Sur. Argentina es uno de los mayores exportadores de soya y de trigo. Brasil es un suministrador de azúcar. El año pasado en EE. UU. observaban sequías tempranas, después las lluvias, en otras palabras el factor climático se manifestó universalmente”, destacó el experto.

Los altos precios actuales del petróleo llevó al incremento de costos de los fertilizantes, de transporte y consiguientemente de los productos agrícolas. Y por el momento es difícil hacer pronósticos optimistas acerca de la estabilización de precios, afirma el analista.

“Los cultivos agrícolas tienen un ciclo de dos años. Es decir, en un año se siente su escasez, y en el otro su  exceso por causa de plantación masiva. Hay también los precios del petróleo que calientan el mercado. Pienso que por ahora los costos se mantendrán en aumento”, resumió Andréi Kriuchenkov.

El factor demográfico

Además, hay que considerar el factor demográfico. A mediados de siglo, la población del mundo ascenderá a los 9.000 millones de personas y los alimentos no serán suficientes para todos.

Incrementa el papel de Rusia como uno de los más importantes proveedores de productos agrícolas

Tomando en cuenta todo lo anterior, incrementa el papel de Rusia como uno de los más importantes proveedores de productos agrícolas. Además, el país más extenso del mundo tiene excedentes de tierras de cultivo. Por ejemplo, en EE. UU. ya no quedan  tierras libres para los cultivos.

Y la demanda creciente de biocombustible animará la de trigo ruso que también podría complementar el petróleo y el gas y estabilizar la situación en el mercado energético mundial.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Comentarios:

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s