ESPAÑA | Denuncia penal contra el director general de la Polícia | Corrupción y abusos

  • SUP (Sindicato Unificado de Policía) denuncia a Cosidó (Director General de la Policía) por usar un avión incautado para un acto protocolario

 El Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ha denunciado al director general de la Policía, Ignacio Cosidó, al que acusa de un delito de malversación por usar un avión incautado en una operación policial contra el narcotráfico para desplazarse a Cádiz para felicitar personalmente a los agentes que participaron en otra operación contra el tráfico de drogas. Cosidó ha contestado que estaba autorizado judicialmente para usar dicho avión.   Fue el pasado 14 de agosto cuando Cosidó se desplazó desde Madrid a Cádiz para felicitar personalmente a los agentes de la Policía que habían intervenido un barco cargado con 3.000 kilos de cocaína. Para ello, según la denuncia del SUP, empleó este avión, incautado en una operación antidroga en diciembre de 2005.  
Desde el sindicato entienden que “el uso que se hizo del avión no se ajusta a los requisitos establecidos legalmente” ya que sólo puede ser usado para “la persecución del tráfico ilegal de drogas y persecución del contrabando” por parte de la Policía Judicial.
Por ello considera que se ha cometido “un delito contra la Administración Pública, más específicamente de malversación”, y pide al juez que cite a declarar a Cosidó.   Además advierte el SUP de que cuenta con “otros expedientes abiertos por el uso del avión por el ministro del Interior Jorge Fernández Díaz  para ir a Baleares al acto protocolario de la toma de posesión del delegado del Gobierno, o por su viaje a Algeciras, (donde desplazó a un grupo de 50 miembros de la UIP de Sevilla, con el consiguiente gasto en dietas y combustible, para “rendir honores”), entre otros que realizan usando indebidamente los medios aéreos de la Policía que son para actividades operativas, no de protocolo político, por su conveniencia y comodidad”.
 
EXPLICACIONES DE COSIDÓ  
 
El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha contestado desde Logroño que la autoridad judicial había concedido “sin restricciones” al Cuerpo el uso del aparato. Ha explicado que “este verano, el CNP tuvo la suerte de protagonizar una de las más importantes operaciones en la lucha contra la droga”, la ‘Operación Espartana’, en la que se incautaron 3.000 kilos de cocaína en las bodegas de un barco.   Cosidó ha argumentado que su “obligación como director general de la Policía era acudir a Cádiz para conocer los detalles de la operación y felicitar a los numerosos agentes y unidades participantes”, algunos de ellos, como ha recordado, procedentes de Italia o Bulgaria, nacionalidad de los tripulantes del buque.  
“Además, había que darla a conocer a los medios de comunicación”, ha añadido, puesto que, según la denuncia del SUP, el viaje lo realizó en compañía de tres periodistas. Ante esta situación, Cosidó ha afirmado que “el avión estaba puesto a disposición del CNP por la autoridad judicial, sin ninguna restricción”.   
“No creo que hubiera ningún tipo de irregularidad”, ha dicho al tiempo que ha insistido en que “el avión fue puesto a disposición sin restricción por la autoridad judicial”, algo que, ha recalcado, “será convenientemente aclarado”.   “Usé los medios que me parecieron oportunos. Se trataba de un avión puesto a disposición de la unidad aérea de la Policía, y el Cuerpo siempre hace un uso con estricto respeto de la legalidad de los medios puestos a su disposición”, ha finalizado.
El Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario en el Cuerpo, presentó el pasado martes ante los juzgados de Madrid una denuncia penal contra el director general de la institución, Ignacio Cosidó, por malversación de bienes públicos.
El SUP sostiene que Cosidó usó el pasado verano un jet incautado a un grupo de ‘narcos’ que legalmente sólo puede ser utilizado por los agentes de estupefacientes de la Policía Judicial y únicamente para operaciones contra las organizaciones dedicadas al tráfico de drogas. Interior, sin embargo, argumenta que el SUP se equivoca de avión y tiene autorización judicial para disponer del aparato «sin limitaciones» en sus traslados, siempre que sean oficiales.
La denuncia del SUP pivota sobre el artículo 374.3 del Código Penal, que limita el uso de los bienes decomisados a los narcotraficantes exclusivamente a los funcionarios antidroga. Textualmente, ese precepto establece que «la autoridad judicial podrá acordar que, con las debidas garantías para su conservación y mientras se sustancia el procedimiento, el objeto del decomiso, si fuese de lícito comercio, pueda ser utilizado provisionalmente por la Policía Judicial encargada de la represión del tráfico ilegal de drogas».
El sindicato también insiste en que el Fondo de Bienes decomisados por tráfico ilícito de drogas y otros delitos relacionados y la Ley de Represión de Contrabando reiteran que las propiedades incautadas solo pueden ser usadas por las fuerzas de seguridad y en exclusiva para combatir los delitos de narcotráfico y conexos. Los hechos denunciados se remontan al pasado 14 de agosto cuando Cosidó, «en compañía de tres periodistas», voló a Cádiz en un avión del Cuerpo Nacional de Policía para felicitar a los agentes que habían participado en la ‘Operación Espartana’, en la que se había interceptado un mercante con 3.000 kilos de cocaína en sus bodegas. La demanda del SUP asegura que el aparato utilizado por el director era un reactor alemán Tipo Jet bimotor, matrícula D-ISGW, que la Policía interceptó en diciembre de 2005 en el aeródromo de Fuentemilanos, en Segovia, en el transcurso de la ‘Operación Fomento’ en la que fueron incautados 106 kilos de cocaína .
Para el sindicato no hay duda de que Cosidó incurrió en un delito de malversación, porque es evidente que su figura como director general no puede «integrarse dentro del concepto de Policía Judicial dedicada particularmente a la persecución del tráfico de droga». «El uso que se hizo del avión no se ajusta a los requisitos establecidos legalmente. Cuestión distinta es que se estén utilizando de forma permisiva y generalizada e, incluso, abusiva por parte de responsables policiales aviones, vehículos y otros medios y objetos intervenidos en la lucha contra el narcotráfico, al amparo de la legislación indicada», apunta la denuncia. En ese documento, el SUP insiste en la falta de «control» en el Cuerpo de esos medios incautados a las redes de narcotraficantes y la «desviación en el uso y los fines para los que han sido autorizados judicialmente».
 
“Operación Malaya”
 
 Responsables de la Dirección General de la Policía aseguraron que el viaje a Cádiz se realizó en otro avión, un reactor matrícula EC-IAX, incautado en la conocida ‘Operación Malaya’ de blanqueo de capitales, nada que ver con el narcotráfico. En cualquier caso, sostienen que el Cuerpo Nacional de Policía tiene autorización judicial para usar ese aparato «sin limitaciones» en cuanto al motivo del viaje, siempre que se trate de traslados oficiales de miembros de la institución. Todo ello, amén de que el viaje en el avión del Cuerpo costó 1.737 euros frente a los 3.861 que hubieran costado siete billetes de ida y vuelta entre Madrid y Jerez, según esas fuentes.
Anuncios

Comentarios:

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s