ESPAÑA | La Infanta firmó el contrato por el que se alquilaba el palacete a sí misma y despues huyó a Suiza

.

urdangarin suiza

  • Rubricó como “arrendataria” y “arrendadora” un contrato simulado de alquiler

  • Se autopagaba 12.000 € anuales para desviar fondos públicos de Nóos

  • Generaba al tiempo gastos falsos que reducían los beneficios de Aizoon

  • Este sería el motivo de su huída a Suiza, donde estaría a salvo de la Justicia Española

.El objetivo del matrimonio era el de articular un documento ficticio con el que generar gastos falsos que incorporaban a su empresa

La Infanta Cristina urdió y rubricó de su puño y letra el contrato fraudulento con el que, junto a su marido, hizo creer a Hacienda que tenían alquilado su palacete de Pedralbes a su sociedad instrumental Aizoon como sede de sus oficinas. Ni la residencia de los duques de Palma ha albergado jamás despacho profesional alguno ni la entidad que comparten al 50% ha tenido, como ya ha concluido el fisco, actividad real a lo largo de su década de vida.

El objetivo del matrimonio no era otro que el de articular un documento ficticio con el que generar gastos falsos que incorporaban a su empresa. De esta manera, pagaban menos impuestos al reducir considerablemente los beneficios declarados. Esta operativa ilegal sirvió también a Cristina de Borbón para desviarse a sus bolsillos 30.747 euros públicos procedentes del Instituto Nóos que, junto a su marido, había colocado previamente en Aizoon mediante la emisión de facturas falsas por servicios inexistentes. Gracias a esta treta, la hija del Rey, además de defraudar impuestos, cobró de su sociedad 6.000 euros en 2006, 6.180 euros en 2007, 6.444 euros en 2008, 3.828 y 3.300 euros en 2009 declarados por separado, y 4.995 en 2010.

.

13830304590471

.

La Agencia Tributaria acaba de aportar al sumario del denominado caso Urdangarin el resultado completo de la inspección a la que ha sometido durante los últimos meses a la entidad Aizoon, a la que no duda en tildar de “mera sociedad instrumental” del matrimonio. En el expediente entregado al Juzgado de Instrucción número 3 de Palma figura el referido documento, fechado en Barcelona el 20 de diciembre de 2005, que demuestra, de forma definitiva, la participación directa y consciente de Cristina de Borbón en el fraude fiscal enclavado en la trama del Instituto Nóos y por el que está siendo investigada en estos momentos por el juez José Castro.

Este documento constituye una prueba de extraordinaria relevancia que pulveriza los argumentos empleados hasta el momento por la Fiscalía Anticorrupción, la Abogacía del Estado y la Delegación de la Agencia Tributaria de Cataluña para exonerar por completo a Cristina de Borbón de la comisión de los delitos fiscales en Aizoon que, sin embargo, sí advierten con claridad en su esposo, titular del otro 50% de la sociedad.

“Para ser partícipe en un delito contra la Hacienda pública”, ha señalado el fisco en el caso concreto de Cristina de Borbón, “se requiere una previa participación consciente dirigida a la defraudación a la Hacienda pública”. “Bien induciendo al autor a cometer el delito, cooperando a su ejecución con un acto sin el cual no se habría efectuado, o cooperando a la ejecución del hecho mediante actos anteriores o simultáneos”. Por último, apostillan sus dictámenes: “No puede considerarse a Cristina de Borbón cooperadora por el sólo hecho de ser socio no administrador de una sociedad”.

Eso lo afirmaba Hacienda el pasado mes de mayo, sin que tuviera todavía en su poder el contrato ficticio de alquiler “de local de negocio y asimilados -arrendamiento de oficina y de nave industrial-“, registrado en la Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona el 6 de marzo de 2006 y que obra, desde esa fecha, en poder del Instituto Catalán del Suelo, dependiente de la Generalitat catalana. Este documento oficial lo suscriben, como “arrendadores”, es decir, como propietarios de la vivienda situada en la calle de Elisenda de Pinós número 11 (que les costó 9 millones de euros), “S.A.R. la Infanta Doña Cristina de Borbón y Grecia y D. Iñaki Urdangarin Liebaert”, cuyo “estado civil”, precisa el contrato, es el de “casados”. De otra parte, como “arrendatario” figura la sociedad Aizoon establecida “en la segunda planta” del palacete de Pedralbes y que, curiosamente, facilita como dirección a efectos de notificaciones la propia sede del Instituto Nóos.

Eso sí, al final del contrato, y para que no quede ninguna duda de la identidad de los responsables de la operación, estampan su rúbrica, a un escaso centímetro de distancia, Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón como “arrendadores” y, de nuevo, los mismos firmantes, pero esta vez como “arrendatarios”. Todo ello tras establecer en el articulado del acuerdo que se pagarían a sí mismos cada año y durante un plazo de cinco, “12.000 euros” además de una fianza inicial “en metálico” de “2.000 euros”, cantidades que fueron depositadas en una cuenta de La Caixa controlada por ambos.

La Infanta Cristina ya intervino, también con su firma, en una compraventa simulada de acciones a la constructora Mixta África calificada por la propia Agencia Tributaria como “ficticia”. Esta operación se materializó en 2007, ejercicio en el que Hacienda ha denunciado la existencia de un delito fiscal en Aizoon. Aquel documento, desvelado por EL MUNDO, incluye la rúbrica de la hija del Rey para fingir la compra de acciones por valor de 150.000 euros que el matrimonio Urdangarin-Borbón recibió sin desembolsar cantidad alguna.

Con estos elementos, así como con el resultado de la investigación policial que ha acreditado que la Infanta Cristina se gastó el dinero público de Nóos en cuestiones personales, el juez Castro debe decidir si la vuelve a llamar como imputada. Esta vez no ya por la supuesta comisión de un delito de tráfico de influencias sino por delito fiscal y blanqueo de capitales.

La Infanta cerca de ser imputada por el autoalquiler del palacete

La Infanta Cristina se sitúa al borde de la imputación tras haber firmado de su puño y letra el contrato ficticio de alquiler de su palacete de Pedralbes a su sociedad instrumental Aizoon.

La investigación judicial del caso Urdangarin acaba de deparar una novedad de extraordinaria relevancia para el futuro procesal de la hija del Rey. La Agencia Tributaria ha aportado al Juzgado de Instrucción número 3 de Palma el contrato original por el cual los duques de Palma hicieron creer al Fisco que tenían alquilada su residencia barcelonesa a su empresa patrimonial.

Esta nueva prueba confirma su implicación directa en la gestión de la trama y la sitúa en el epicentro del fraude fiscal y del blanqueo de capitales por el que el juez estudia llamarla a declarar.

El documento de autoalquiler alberga la rúbrica por duplicado de Cristina de Borbón como “arrendadora” y como “arrendataria” por lo que queda pulverizado el argumento esgrimido hasta la fecha por la Fiscalía, la Abogacía del Estado y la propia Agencia Tributaria encaminado a exonerarla en la trama vinculada al Instituto Nóos. Aquel por el cual ella «no era consciente» de lo que hacía pese a ser la propietaria al 50% de la entidad Aizoon, una empresa que tenía como única finalidad la emisión de facturas falsas para vaciar las arcas de la entidad «sin ánimo de lucro» que presidía Urdangarin y que fue utilizada por el matrimonio para costear sus gastos personales. Este argumento ha servido, entre otras cuestiones, para exculparla de los delitos fiscales cometidos por Aizoon en 2007 y 2008, que han sido atribuidos exclusivamente a su marido.

Este hallazgo tiene lugar cuando el juez José Castro estudia si llama a declarar a la hija del Rey o si, por el contrario, rechaza esta posibilidad. En esta ocasión, y tal y como le apuntó la Audiencia de Palma, el magistrado rastrea la participación de la hija del Rey en sendos delitos fiscales y de blanqueo de capitales.

El contrato fraudulento de alquiler fue utilizado por el matrimonio Urdangarin-Borbón para generar gastos ficticios y pagar menos impuestos ya que ni su residencia de la calle Elisenda de Pinós ha albergado despacho profesional alguno ni la entidad que comparten ha tenido actividad real desde su creación en 2003. Además les sirvió para desviarse fondos, concretamente 12.000 euros al año, procedentes de Aizoon, que a su vez habían sido colocados allí a través del Instituto Nóos. En el caso de la Infanta Cristina, llegó a percibir mediante esta treta 30.747 euros.

El referido documento está fechado en Barcelona el 20 de diciembre de 2005 y demuestra, de forma definitiva, la participación directa y consciente de Cristina de Borbón en el fraude fiscal investigado. Su importancia radica precisamente en las razones expuestas hasta el momento para orillarla en las pesquisas.

Anuncios

4 thoughts on “ESPAÑA | La Infanta firmó el contrato por el que se alquilaba el palacete a sí misma y despues huyó a Suiza

  1. Esta situación me hace recordar, que en este país MILLONES de padres van a mentir a sus hijos, haciendoles creer que unos reyes generosos y entregados van a regalarles algo muy especial en navidad. SARNA CON GUSTO NO PICA!!

    Me gusta

  2. Bienvenida toda información que no proceda de los medios oficiales embusteros y rastreros, de los estómagos agradecidos de la cohorte de lacayos palaciegos de la corrupta monarquía borbónica, parasitaria del estado español desde hace tres siglos. ¡Sigan adelante!

    Me gusta

Comentarios:

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s