Manuel Moix, el Fiscal Anticorrupción español que trabaja para organizaciones criminales | PRUEBAS

  • ¿Por qué a estas horas no ha dimitido aún el ministro de Justicia, el Fiscal General y el jefe Anticorrupción?

Ya sabemos que vivimos en un sistema ‘trucado’, que está todo más que controlado por unos pocos y que la separación de poderes brilla por su ausencia.

Pero incluso así, y aunque solo fuera por guardar desde el poder unas mínimas apariencias en aras de proteger la ya maltrecha dignidad de una sociedad que traga vergonzosamente con todo, no tiene ninguna explicación que a estas horas, tanto Rafael Catalá –ministro de Justicia–, José Manuel Maza –Fiscal General del Estado–, y Manuel Moix –fiscal jefe Anticorrupción– continúen en su puesto. Tampoco la tiene que a Mariano Rajoy, bajo cuya tutela se ha ido pudriendo hasta el tuétano esta situación, se le permita permanecer al margen.

Si leyendo este magnífico resumen de Ignacio Escolar sobre la última entrega de este serial de novela negra, todavía hay quien conserva dudas de en qué tipo de régimen vivimos, lo mejor que podríamos hacer el resto es preparar las maletas.


El fiscal Anticorrupción que prefieren los corruptos

1. El recién nombrado Fiscal Anticorrupción, Manuel Moix,  intentó detener alguno de los registros de la Guardia Civil en la operación Lezo contra Ignacio González y su presunta “organización criminal”. Los fiscales que llevan el caso se opusieron a la orden de su superior y le pidieron que la pusiera por escrito. Moix firmó la orden.

2. Los fiscales no se rindieron. Invocaron el artículo 27 del Estatuto de la Fiscalía, que regula qué debe hacer un fiscal cuando no está de acuerdo con la orden de un superior. Se usa en muy pocas ocasiones, solo en aquellas de gravedad. Con el artículo 27, obligaron a Moix a someter su decisión a una votación con el resto de la junta de fiscales anticorrupción. Allí, según ha contado hoy la SER, el Fiscal Anticorrupción perdió la votación y no pudo frenar la operación contra González con ese registro que quería impedir.

3. Ignacio González tenía el teléfono pinchado. Lo tuvo así durante meses. Las grabaciones van a ser muy útiles, al menos durante el tiempo en que González no sabía que la justicia escuchaba; hasta que recibió un chivatazo. Según figura en una de las grabaciones a otro investigado, González contó a su banda que un miembro del Gobierno le avisó.

3. En otra de las conversaciones, antes de que supiese que su teléfono estaba pinchado, el hoy detenido Ignacio González habló largamente con el exministro Eduardo Zaplana. Ya entonces González temía una investigación penal contra él. En esa llamada, en verano, González ya sabía quién iba a ser el nuevo fiscal Anticorrupción aunque aún faltaban meses para que se conociese su nombramiento, supuestamente. En la llamada, que está grabada, González le dijo a Zaplana que Manuel Moix era una persona próxima al PP, que le conocía bien de sus años en Madrid, y que estaría más tranquilo con él en la Fiscalía Anticorrupción.

4. Es cierto, Moix fue el jefe de una Fiscalía de Madrid muy amable con el PP. Es normal que Ignacio González lo prefiera frente a otros. Frente a cualquier otro, porque como Moix no lo hay. Fue la fiscalía de Moix quien intentó archivar el caso de los espías de Madrid. Fue Moix el que evitó que Rodrigo Rato durmiese en el calabozo. Fue Moix quien impulsó la acusación contra el juez Elpidio Silva por encarcelar a Miguel Blesa. Fue el mismo Moix el que rechazó acusar a Esperanza Aguirre cuando se fugó de los agentes de tráfico. Fue también Moix el que advirtió a los medios que estábamos publicando los Correos de Blesa de que “la mera difusión de esos correos podía tener encaje penal”, en vez de perseguir los delitos que estábamos dando a conocer con esos correos, como las tarjetas Black.

5. La Unión Progresista de Fiscales sabía de esta grabación en la que el detenido Ignacio González elogia a Moix. Antes de su nombramiento como fiscal Anticorrupción, esta asociación de fiscales avisó al Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, de que este audio más tarde o más temprano, cuando se levantase el secreto de sumario, se iba a escuchar, y que por tanto Moix no era el más adecuado para ese puesto. Pese a estar avisado de este escándalo –un corrupto elogiando al fiscal Anticorrupción–, Maza decidió seguir adelante con el nombramiento de Moix.

6. Todo esto, que acabamos de conocer, es el enésimo ejemplo de ese “hacemos lo que podemos” que le dijo Rajoy a Bárcenas cuando le pidió ayuda: de cómo el Gobierno utiliza todos los resortes en su poder para proteger a los suyos, para tapar la corrupción. Es tan grave que debería provocar la dimisión inmediata del ministro de Justicia, del Fiscal General del Estado y de este Fiscal Anticorrupción. Es tan grave que provocaría una crisis insalvable en el Gobierno, en cualquier otro país más normal. Es tan grave que no pasará nada, una vez más.

Anuncios

Comentarios:

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s